Escrito por Manuela Ramos el 22 octubre 2012

Lideresas quechua andinas de Perú y Bolivia suscriben declaración de Ayacucho en encuentro binacional sobre diálogo político intercultural

Mujeres quechuas de Abancay, Huancavelica, Ayacucho de Perú; y, de los Valles Alto y Central de Cochabamba, Bolivia, luego de compartir sus experiencias e intercambiar sus lecciones aprendidas sobre el trabajo realizado con el apoyo del Movimiento Manuela Ramos (Perú) y de Ciudadanía, Comunidad de Estudios y Acción Pública (Bolivia), del 19 al 21 de octubre en Ayacucho, culminaron suscribiendo lo siguiente:

DECLARACIÓN DE AYACUCHO

Allin Kawsay Llanqtanchikkunapa, Allin Kawsay Warmikunapa

Desde Ayacucho,  cuyas gestas revolucionarias fueron decisivas para la independencia de nuestros pueblos, pero  también territorio que vivió como ningún otro la insania de la violencia política ocurrida en el Perú, las mujeres aquí reunidas procedentes de Abancay,  Huancavelica y Ayacucho (Perú) y Cochabamba (Bolivia) declaramos:

1. Durante casi tres años hemos venido desarrollando una experiencia de reflexión y acción en torno a la democracia, sus principios e instituciones, así como sobre las relaciones de género, desde nuestra lengua y nuestra cosmovisión quechua-andina, es decir desde una verdadera perspectiva intercultural.  Casi al término de esta experiencia seguimos constatando y lamentando que este sistema político no nos ofrece y menos nos garantiza lo que debe a todos y cada una de sus ciudadanas y ciudadanos: igualdad de trato, respeto y no discriminación.

2. Como ciudadanas con voluntad de construir una verdadera democracia pluricultural, que valore nuestra rica diversidad cultural y respete el derecho de todos nuestros pueblos a vivir de conformidad con nuestras concepciones,  tradiciones y costumbres, demandamos a nuestros respectivos Estados y a sus gobernantes:

a)      El desarrollo de políticas que acorten las brechas entre pobreza y bienestar que separan a las poblaciones quechua andinas, particularmente del Perú, de poblaciones de diferente origen étnico-lingüístico. Basta conocer las encuestas para tener la evidencia de la discriminación estructural que padecen nuestros pueblos.

b)      La revaloración de nuestras culturas y uso de las lenguas originarias mediante el respeto y cumplimiento de todas las normas constitucionales, legales y compromisos internacionales sobre el derecho a ser atendidas por los servicios públicos en nuestra propia lengua. Para ello pedimos la adopción inmediata de medidas destinadas a dar cumplimiento a dichas obligaciones tales como la formación y contratación de médicos, docentes, jueces y funcionarios públicos quechua hablantes o que hablen el idioma de la zona donde se presta el servicio.

c)      La adopción inmediata de medidas para erradicar la violencia contra la mujer, tales como servicios múltiples con jueces, médicos legistas y agentes policiales debidamente capacitados en la problemática, así como la realización de campañas públicas destinadas a la sensibilización, particularmente de los varones sobre nuestro derecho a una vida buena, pacífica y placentera.

d)      El reconocimiento y valoración del trabajo no remunerado que realizamos en el hogar y la implementación de servicios de cuidado cercanos a nuestras comunidades que nos alivien la enorme carga de las consecuencias de este trabajo que realizamos en nuestras vidas además de las labores en nuestras chacras y tierras, y del esfuerzo que brindamos como aporte a los Programas Sociales.

e)      La revalorización de la política mediante el enriquecimiento del diálogo político intercultural con la incorporación  de los conceptos quechuas sobre derechos,  principios e instituciones de la democracia desde la lengua y cosmovisión quechua-andina. Para tal efecto estamos entregando a las instituciones responsables de la formación política y ciudadana los resultados de nuestra reflexión al respecto.

3. Nuestros Estados tienen una deuda histórica con los pueblos originarios, indígenas y campesinos; y, con nosotras, como mujeres. Tenemos derecho a participar paritariamente en la definición de nuestros destinos. Ya no es tiempo de espera, es tiempo de actuar y de cumplir.

Ayacucho, 21 de octubre de 2012.

¡¡¡WARMIKUNA,  HUQ YUYAYLLA, HUQ SONQOLLA, 

ALLIN KAWSAYTA AYPANAPAQ!!!

Estas propuestas son producto de la reflexión política, de género e intercultural llevada a cabo en el marco del Proyecto auspiciado por la Unión Europea “Cultura Política y Diversidad Cultural: empoderando ciudadanía en poblaciones quechua andinas de Perú y Bolivia”,  llevado a cabo por el Movimiento Manuela Ramos (Perú) y Ciudadanía, Comunidad de Estudios Sociales y Acción Pública (Cochabamba, Bolivia).

Deja un comentario


Dejar una respuesta